la luna vuelve a ser feliz

anoche hablé con la luna. estaba nerviosa, andaba por el cielo de allí para acá, preguntando a las estrellas si faltaba mucho, sus compañeras le decían que se tranquilizara, que tenía que amanecer igual, pero ella no lo podía evitar, después de tanto tiempo, de tantos años, volvería a estar cerca de su amado, mas cerca que nunca, ya no se acordaba cuándo fue la última vez que le besó. me lo contaba con una sonrisa en la cara, me decía si estaba guapa, y yo la contesté que más guapa que nunca. me dejó dormir un rato, pero le dije que no se preocupara, que allí estaría yo para ver ese momento, ese reencuentro.

a las 9.30 me he despertado, y se podía ver al sol pletórico, con una sonrisa nerviosa en la boca, viendo cómo se acercaba ella, la niña de sus sueños. la luna estaba tan llena de gozo que no se la podía ver, y el sol brillaba más que nunca, cegándonos a todos para tener un poco mas de intimidad. no sabían qué decirse, no querían estropear ese momento, pero tenían tantas cosas que contarse, tanto tiempo separados, tantos años esperándolo, estaban paralizados. poco a poco la luna se acercaba a él, notando su calor, no podía creérselo, sabia que era solo un instante, que sería un ratito nada más, pero suficiente para seguir jurándose amor eterno. mientras, yo seguía mirándoles, encandilada por aquella historia tan extraña, tan complicada, tan llena de ironía como de curiosidad. se hablaban al oído, la luna imparable se echaba en sus brazos, el sol la recibía añorando aquella ultima vez que se vieron. no querían llorar, él  la acariciaba dándole todo el calor posible, la luna brillaba más que nunca, esta vez  no estaba tan pálida como de costumbre, y contenía dos enormes perlas de agua en sus ojos, no quería que el sol la viera llorar, pero no ha podido evitarlo, le ha abrazado con fuerza, queriendo retenerla el mayor tiempo posible, y por fin se han podido besar, después de desearlo tanto tiempo, él la rodeaba para no dejarla que se fuera, ella se dejaba querer. ha sido interminable, se echaban de menos, el sol casi se enfada porque decía que no sabia si podría esperar otra vez para volverla a ver, pero ella le decía que qué otra cosa tenían que hacer, solo esperar ese momento, en el que nadie importaba, solo ellos.

les he visto felices, mientras llegaba ese ansiado momento, pero cuando la luna tenía que seguir su camino, la tristeza la ha invadido, dudaba de si el sol seguiría añorándola como hasta entonces, y él que ha notado como su cara cambiaba de expresión, la ha dado el ultimo beso, diciéndola que la amaba, que la echaría de menos, y que no se preocupara, que seguirían teniendo pequeñas treguas para poder estar juntos,  las estrellas seguirían mandándoles los recados, como han hecho siempre.

he visto a la luna irse de los brazos de su amante, con una sensación extraña, por fin había estado con él, pero le quedaba esa melancolía de no saber cuándo volverían a estar juntos. aun así me ha dicho que estaba feliz.

les he visto separase, con un nudo en la garganta, queriendo alargar el momento todo lo posible, y yo preguntándome cómo podía existir un amor tan puro en los tiempo que corren, cómo pueden quererse dos personas después de tanto tiempo, sin verse,  y me ha dicho el sol que el amor es así, cuanto más lejos lo tienes más lo deseas, cuanto más imposible es para ti, más mérito tiene conseguirlo.

Anuncios

otra seta dijo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s