Rabia transpiran los poros de toda tu piel

la rabia se exterioriza en cada persona de una forma diferente. a unos les da por pegar a alguien, a otros por romper cosas; a unos les da por gritar, a otros por llorar; unos sienten necesidad de escapar y otros simplemente se lo guardan sacándolo después en cualkier momento inesperado.

Yo soy de las ke kieren escapar y llorar. Al menos casi siempre. Mi cerebro empieza a emitir señales confusas, contradictorias, empiezo a decir no, no, NO! y lo demás me da igual. No puedo pensar en otra cosa, la sangre sube de temperatura, la cara cambia a un color rojizo, los ojos brillan esperando un parpadeo ke haga resurgir las lágrimas para después, una a una, brotar como un manantial y caer en picado para no retornar. Así es como mi cuerpo expresa el dolor de un acto ke no entiendo. Así es como acabé la noche en ke la fiesta y el alcohol cubren todo con su manto borroso. La noche de los muertos vivientes descubrí ke ya no te puedes fiar de nada ni nadie, cuando menos te lo esperas hay alguien ke te devuelve al mundo real. Esa noche ke pintaba curiosa y divertida me la acabaron amargando por no ser más cuidadosa, kién me hacía pensar a mí ke tendría ke cuidar mas mis pertenencias. Cansada de cargar con la guadaña y la máscara las dejé en un lado de la nave donde bailábamos, pero como acabé en la otra punta fui a buscarlo y traérmelo cerca de mi. Al lado de una pared había unos bancos y allí lo dejé, echándole un vistazo de vez en cuando. En una de esas veces ya no estaba la máscara, así ke mire a la gente por si alguien la llevaba puesta. Pero no la veía por ningún lado, buske por el suelo, por la barra, pregunte a la gente, pero nadie sabia nada, nadie había visto nada. Todavía no habían cambiado la hora pero la mayoría de ellos iban bien cocidos. Buske por fuera, por dentro, nada, se la había tragado la tierra. Me keria morir, me keria ir de allí, estaba flipando porke nunca esperaba ke algo así pasara en el pueblo, en un pueblo tan pekeño donde todos nos conocemos. Lo peor de todo y por lo ke me sentía tan mal es ke akel disfraz no era mío, era de un amigo ke me lo presto para el fin de semana porke él lo utilizaría el martes. La decepción, la desilusión, no podía creérmelo, ya se ke no es algo muy valioso, pero era el detalle de haber robado. Estaba ya bastante jodida como para ke encima intentaran animarme de una forma ke no entiendo, sé ke no es con mala intención pero a mi esas cosas me duelen.

Al final fui a casa, me cambie y volví a subir. No fue la noche ke imaginé pero no todo fue malo, la decoración estaba muy bien, la mayoría de los ke estábamos nos habíamos disfrazado, hubo risas. Y si tengo ke pensar en alguien pues no se kien pudo ser, porke si sabían ke era mía ke yo sepa no tengo nada contra nadie, por lo ke no se kien kerria joderme así y si no sabían ke era mía simplemente kisieron hacer la gracia, sólo ke todavía no la he encontrado.

lo ke tengo claro es ke seria alguien de madrid porke si es del pueblo no se la podria poner nunca, al menos conmigo y con las otras 50 personas ke saben cómo era. y la tuvo ke meter en algun coche porke pekeña no era. asi ke tenemos sospechoso madrileño con coche, algo borracho y un poco cabron, la veda esta abierta.

Anuncios