ke hay de nuevo, viejo?

ayer cuando me iba a casa estaba empanadisima pensando en mis cosas, tanto ke alce la vista del suelo, mire hacia un lado y no reconocia la calle donde estaba, fue muy extraño, empece a mirar por todas partes, estaba agobiada porke sentia ke me habia perdido, o como si hubiera entrado en otra dimension y me hubieran mandado a una tierra desconocida. me puse nerviosa y me sali de la acera hacia la carretera hasta ke pude ver mas espacio y ya reconoci el lugar, claro todo esto en unos 5 segundo o menos, pero me fui muy rallada a casa con una sensacion extraña en el cuerpo y diciendome todo el rato ‘joe ke movida, ke movida’

y es ke ultimamente entre el agobio de los examenes/trabajos ke no doy mas de mí; la primavera ke me tiene salida y medio tonta, ke no sabes si hace frio o calor; ke me ha dado por las plantas, y no de maria precisamente, mas bien treboles y experimentos con a, kiero decir, no ke experimente con a, sino ke me trae judias y lentejas y las metemos en yogures con algodon, cosas de niños; y las sustancias psicotropicoalucinogenoexcitantes ke tienen sus efectos, ando todo el dia pensando en cosas/situaciones algo rayantes (me ha dado por las barritas o ke)
por ejemplo, llevo ya tiempo pensando en como seria mi vida si perdiera la memoria. pero en mis paranoias no pierdo la memoria totalmente como si fuera una recien nacida, sino ke si me dicen cuanto es 3×3 sé ke es 9 y ke el sol es amarillo, pero no reconozco a nadie, no sé como es mi casa, ni kien soy yo, ni sé nada de historia o de personas importantes, pero si se atarme los zapatos. es decir, la logica no se ha desprendido pero claro no sé si las personas ke pierden la memoria les pasa eso o realmente no recuerdan nada. y en mis pensamientos abstractos me imagino a mi en una habitacion de hospital, con todo un arsenal de personas alrededor diciendome ke son mi familia, mis amigos, mis compañeros, mi novio, y yo sin saber nada de nadie y los demas sabiendo todo de mi. y mirandome al espejo y no reconociendome, y olvidar todo lo ke me paso en los 23 años ke llevo de vida terrestre. es una historia eh, porke al fin y al cabo soy persona nen, y tengo sentimientos, y si me dicen ke tal es mi hermano y me kiere abrazar pero yo no le reconozco y no me apetece abrazarle se produce un conflicto entre él ke siente pena porke su hermana (al menos su identidad) se ha esfumado y yo ke veo a alguien sufrir porke me he olvidado de él.
o imaginate ke te dicen mira ese es tu novio, llevas un año y pico con él, y le ves y dices ‘amm, vale’ pero como el amor es un proceso no sientes necesidad de kererle, sin embargo los sentimientos de él no han cambiado, y claro si te kiere dar un beso o cualkier cosa y tu no porke no sabes kien es aunke te demuestren de mil formas ke te puedes fiar de él, pues no se lo vas a dar, y volvemos al conflicto.
en fin, son tonterias, pero es ke una piensa cosas ke aunke parezcan increibles pues pueden pasar.
 
he estado una semana inkomunikomunikomunikomunikomunikomunikaaaoooo komunikaaaoooo, jeje, puto macaco, porke se me jodio la pantalla del ordenador, pero he vuelto al mundo informatico, ke falta me hacia. lo ke puedo hechar de menos mi kerido ordenador. me dejas sin tele, me da lo mismo, en el pueblo estoy dias sin verla, y en casa veo al arguñano, house y poco mas. me dejas sin radio, bueno, pero me puedo duchar sin musica eh. me dejas sin periodicos, casi nunca lo leo. me kitas el movil, ahi ya me has jodido un poco, me kitas el ordenador y no se ke hacer en mi vida, sin bajarme musica, sin bajarme pelis, ni series, ni buscar recetas, historias, paginas de amigos, webs de la uni, en fin es un mundo aparte.
no todo van a ser rayadas, la primavera trae estornudos y mokeo a los alegicos, menos ropa a los tios y tias cachondos ke hay por el mundo, y las feromonas/hormonas/testosterona y todo lo ke acabe en ona estan revolucionados. para muestra un boton:

 <<Recogieron la manta y se metieron en el coche, aparcó delante de la pensión y se metieron sin hacer mucho ruido en la habitación 203, ya que eran casi las cinco de la madrugada. Ella recogió un poco la habitación, dejó la ropa encima de la silla, se quitó las zapatillas, y abrió la cama. Pasó al baño mientras él echaba un vistazo a la habitación. Se quitó las zapatillas que dejó cerca de la ventana, la cual abrió un poco para que entrara algo de brisa. Se sentó en la cama y esperó a que ella regresara del baño. Ella se acercó a él y dejó en la mesilla sus pendientes y sus anillos, él la agarró por la cintura y la tiró encima de la cama riendo los dos como niños pequeños. Se lo decían todo con la mirada, ella le acariciaba el pelo lacio y fino, y él comenzó a besarla por el cuello, mordisqueando el lóbulo de la oreja, le quitó la camiseta que llevaba y la pasión se adueñó de ellos. De repente, como si no tuvieran tiempo, la ropa empezó a volar por toda la habitación, los pantalones y los calzoncillos de él, luego los pantalones y las braguitas de ella, se besaban como locos, se apretaban la carne de sus espaldas, de sus nalgas, las lenguas se removían ávidas de pasión, ella se tumbó en la cama y dejó que él trabajara un poco. Bajó por su cuello, sus pechos, los lamía, los chupaba como un bebé hambriento y ella no paraba de gemir, estaba húmeda y deseaba que siguiera bajando. Mientras él besaba sus pechos, sus manos indagaban entre las piernas de ella, primero acariciando suavemente los labios, después introduciendo y sacando un dedo. Cada vez estaba más excitado y ella no podía parar de gemir de placer. Decidió saborear el mar salado acariciando las ingles con la lengua, lo que le producía a ella unos pequeños espasmos, se adentró en las profundidades y allí descubrió un pequeño punto especial, donde cada vez que pasaba la lengua ella gritaba más y más fuerte, hasta que se desbordó y se quedó sonriendo mientras él la observaba. Después de recuperar aliento ella se tumbó encima de él, le besaba en la boca, en el cuello, en el estómago y fue bajando poco a poco, hasta que se encontró con un miembro duro. Se lo introdujo suavemente en la boca, lamiéndolo, succionándolo y él producía unos leves gemidos que a ella le resultaban excitantes. Se sentó encima de él y fue introduciéndose su pene poco a poco, dando más placer si cabe a aquel momento, lentamente, para sentirlo por completo. En un giro él se puso encima, dándole embestidas, lo que a ella le daba todavía más placer, su piel se erizaba, sus cuerpos sudaban mares, sus respiraciones casi se acompasaban en el ir y venir de los cuerpos ardientes, se agitaban, ella se reprimía algún grito por miedo a que la oyeran, él se mordía el labio inferior viendo que el final estaba cerca, en un par de sacudidas más él se derramó en su interior con unos espasmos y unos gemidos que hicieron que ella le acompañara con un orgasmo. se miraron mientras reían, era risa tonta mezcla de cansancio, adrenalina y felicidad>>    

C.P.

Anuncios

otra seta dijo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s