pongamos que hablo… de madrid

El TAB es un trastorno del estado del ánimo que cuenta con períodos de depresión repetitivos (fases depresivas) que se alternan con temporadas de gran euforia (fases maníacas).  Su causa es un desequilibrio químico en un tipo de biomoléculas del cerebro llamadas neurotransmisores. El afectado oscila entre la alegría y la tristeza, de una manera mucho más marcada que las personas que no padecen esta patología. Así, el afectado sufre de episodios o fases depresivas o eufóricas (maníacas). Tiene tratamiento farmacológico, de ahí que es muy importante que el afectado esté correctamente diagnosticado: los manuales sitúan la media de espera de este diagnóstico en unos diez años.

Hay variaciones de este trastorno. Los estados de ánimo cambian rápidamente como también pueden cambiar lentamente. Los ciclos ultrarrápidos, en donde el ánimo cambia varias veces en la semana (o incluso en un día), suelen ocurrir en casos aislados, pero es ciertamente una variable real del trastorno. Estos patrones de cambios de ánimo son asociados con ansiedad y altos riesgos de suicidios. Es comúnmente tratado con medicación acompañada de terapia psicológica.

Algunos estudios han sugerido una relación correlativa entre la creatividad y el trastorno bipolar. Con todo, la relación entre ambas todavía permanece incierta.  Hay un estudio que muestra un incremento en la creatividad, con lo cual el individuo logra obtener ciertas metas y objetivos.

El TAB tipo I se da en aquellos individuos que han experimentado uno o más episodios maníacos con o sin episodios de depresión mayor. Para el diagnóstico de esta modalidad son necesarios uno más episodios maníacos o mixtos. No es necesario que exista un episodio depresivo como requisito para el diagnóstico, aunque frecuentemente aparezca.

El tipo II se caracteriza por episodios de hipomanía así como al menos un episodio de depresión mayor. Los episodios hipomaníacos no llegan a los extremos de la manía (es decir, que no provocan alteraciones sociales u ocupacionales y carecen de rasgos psicóticos) y un historial con al menos un episodio de depresión mayor. El trastorno bipolar tipo II es mucho más difícil de diagnosticar, puesto que los episodios de hipomanía pueden aparecer simplemente como un periodo de éxito con alta productividad y suele relatarse esto con menos frecuencia que cuando se sufre una depresión. Puede darse psicosis en episodios de depresión mayor y en manía, pero no en hipomanía. Para ambos trastornos existe un cierto número de especificadores que indican la presentación y el curso del trastorno, entre otros el de “crónico”, “ciclador rápido”, “catatónico” y “melancólico”. El trastorno bipolar II, que se da más frecuentemente se caracteriza normalmente por al menos un episodio de hipomanía y al menos otro de depresión.

La  Ciclotimia implica la presencia o historial de episodios hipomaníacos con periodos de depresión que no cumplen los criterios de depresión mayor. El diagnóstico de transtorno ciclotímico requiere la presencia de numerosos episodios de hipomanía, intercalados con episodios depresivos que no cumplen completamente los criterios para que existan episodios de depresión mayor. La idea principal es que existe un ciclado de grado bajo del estado de ánimo que aparece ante el observador como un rasgo de la personalidad, pero que interfiere con su función.

  • La prevalencia del trastorno Bipolar tipo I se sitúa entre el 0,4 y el 1,6 % de la población general según DSM-IV, siendo igual para ambos sexos y entre grupos étnicos.
  • La prevalencia del trastorno Bipolar tipo II está en torno al 0.5% de la población, también según DSM-IV. Es más prevalente en mujeres.
  • Un estudio, basado en estimaciones a partir del consumo de carbonato de litio, que se prescribe sobre todo para este tipo y realizado entre 1996-1998 determinó que la prevalencia en España es de 70 casos/100.000 habitantes y día, lo cual supone una prevalencia baja-media, siendo Soria la provincia con mayor prevalencia.

 


  

Muchas veces he estado en ese punto, mejor dicho, en ese estado en el que explotaría salpicándolo todo, como un calor que me sube desde el estómago hasta la garganta. La impotencia tb suele estar presente. Ahora me siento rara, y no es por tristeza, no es ese sentimiento, ni estoy enfadada, es más bien, no sé, como que tengo muchas cosas que hacer, me siento con energía, con fuerza para algo, pero no sé para qué. Quiero escribir tantas cosas que se me vienen a la cabeza, hay cosas que no puedo decir, y en el fondo lo necesito. Mi cerebro se llena de ideas, teorías, pensamientos.

El caso es que me da ganas de reír, sí, de reírme a carcajada pura, de tirarme en el suelo y acabar con dolor de tripa. Que ironías. Las ganas de llorar se fueron hace tiempo, ya no hay quizás, se transformaron en verdad, y eso alivia, tanto como cuando te ponen cera caliente al lado del labio izquierdo del coño, y tiran de una vez, al principio quieres pegarle una patada en la boca a la zorra esa, pero luego sientes un alivio inmenso, y una alegría cuando lo miras sin un pelito… pues así es a veces la vida, un puto tirón que te saca una lagrimilla, pero luego respiras y dices ‘joder, que me siento de lujo!’.

Quieres borrar cosas del pasado, quieres que desaparezcan ciertas personas, quieres olvidar rostros, comentarios, pero no se puede, al menos que tengas amnesia, y ya no sé si merece la pena. Olvidar lo malo… claro, pero lo bueno, los recuerdos… para eso están no?,  para mantenerte aquí.
A veces te miras y no te ves en el espejo, eres tú pero con otro rostro, y te lo dicen, aunque solo lo sepas en el fondo de tu ser, te dicen que estás un poquito destensada, lunática, y piensas ‘será verdad’ pero no sabes si esa frase tiene tono de afirmación o de pregunta. Porque la entonación en esta vida es muy importante. Pero tb es importante saber tomarse las cosas de manera relajada y aunque a veces es difícil, todo con ejercicio se mejora. No quiero pensar que he perdido el juicio, bueno sí, perdido está casi del todo porque solo me queda una muela de cuatro; no quiero pensar que realmente estoy enferma, si no que a veces se me va la pinza.

Te sorprendes a ti misma reaccionando ante situaciones que parecen desquiciantes o que crees que lo son. Cómo puede ser que a veces tengas la capacidad de pasar de todo, de que todo te resbale como el aceite corporal, y otras en cambio te hacen mella, heridas sangrantes??? Piensas seriamente si estás enferma, o estás desquiciada, o simplemente te has dejado llevar. Te cansaste de ser racional y decidiste ser impulsiva?? o acaso te han hecho ser así?? o te has dejado que te hagan para no sentirte responsable?? Lo importante de todo es ver cómo te sientes, ver cómo se sienten los demás. Tu lema, vive y deja vivir a veces no se cumple. No quieres hacer daño pero lo haces, no quieres que tus actos influyan en la vida de otros pero influyen.

Los errores, esos hechos, actos, sucesos del pasado que vienen a tu mente de vez en cuando, que se reviven de forma espectral, sabes que de todo se aprende, pero duele, y el dolor a no ser que seas masoca no gusta. Aún así la vida es una ironía, la vida es una extraña coincidencia, y lo que te produjo dolor, angustia, miedo, y sobre todo arrepentimiento, después con el tiempo te produce ira, enfado, o risa, e incluso todo a la vez. Sí, porque tu haces algo que en el momento te parece bien, pero Pepito Grillo te dice que no lo está tanto; y quién coño le dice a Pepito Grillo que eso que haces no está bien?? y para quién no está bien?? Además no me fio de un tipejo que se apellida Grillo, y si en realidad lo nombraron así porque estaba grillado, no porque fuera un grillo??

Pero creces, sí, a lo mejor no maduras, pero creces fijo, y entonces ves todos esos hechos de arrepentimiento con otros ojos. (hasta aquí puedo leer) El caso es que con el tiempo los arrepentimientos se transforman de unos a otros.

Tu vida se basa en observar, en escuchar, en opinar cuando te apetece y cuando te dejan; te camelan, te meten en un mundo que no creías que existiera, te dejas llevar, y te conviertes en algo que no eres, o en algo que no quieres, o en algo que no imaginabas que pudieras ser. Y a veces lo ves como algo que tenía que pasar y otras dices por qué coño tuve que insistir, con lo bien que estaba, bueno no pero qué más da.
Aun así, aunque esos pensamientos a veces acudan a ti como es lógico, porque te gustaría entender todo sin complicaciones, y amiga, despierta porque la vida es de todo menos fácil, aun así como decía, llegas a un punto, (que no sabes cuánto va a durar, porque esa sensación la conoces, porque te suena), pero llegas a un punto donde el aceite es tu fiel amigo, donde cierras los ojos a lo que no quieres ver, tapas tus oídos a lo que no quieres escuchar, haces lo que te apetece, y disfrutas el momento, que para eso estamos; en definitiva, vuelves a tus principios, al principio, a lo que fuiste, a dejar vivir y vivir a gusto, teniendo en cuenta a los demás, pero sobre todo, a ti misma, estar en paz, a mirarte y verte ahí, con esa cara rara, con esos mofletes que a tantos les gustan, con esa no belleza particular, reconociendo cada lunar, cada gesto, cada arruga. Y miras a los de tu alrededor y siguen ahí, con sus caras, tranquilos, viviendo la vida a su manera, que quizá no sea la tuya, pero que tb te dejan vivirla como quieres.

 

Lo importante es saber mantenerse, estabilizarse, no andar ladeado, no andar dando tumbos, supongo que yo he ido así mucho tiempo, sin saber lo que quiero, sin saber a quién quiero, sin saber si me quieren, muchas incertidumbres que hacen que no sigas un camino recto. No hay que confundir con rectitud, los caminos no son líneas sencillas, pero sí mantenerte dentro de lo coherente. Me imagino que tenemos una bola de peso, que hace que no te caigas, puedes tumbarte hacia un lado u otro pero al final gracias a ese peso vuelves a enderezarte.  Quizá yo perdí ese peso, o adelgazó, quizá alguien se lo llevó, puede que me lo robaran o se lo dejara prestado a alguien, incluso lo pude regalar, pero últimamente lo estoy notando, hay un peso que me mantiene pegada al suelo, no es muy grande pero es algo, no sé si me lo han dado sin darme cuenta, o yo lo cogí sin prestar atención, pero siento su presencia, y creo que eso es bueno.

Anuncios

otra seta dijo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s