CLOSER

 


– Qué.
– Esto va a doler. He estado con Anna. Estoy enamorado de ella. Empezó en su exposición. Llevamos un año viéndonos.
– Me voy.
– Lo siento.
– ¡Qué más da! ¿Qué es lo que sientes?
– Todo.
– ¿Por qué no me lo has dicho antes?
– Cobardía.
– ¿Es porque tiene éxito?
– No, es porque… no me necesita.
– ¿La has traído aquí?
– Sí.
– ¿Pero no se casó?
– Y dejó de verme.
– ¿Fue cuando fuimos al campo? Para celebrar nuestro tercer aniversario. ¿La llamaste? ¿La suplicaste para volver? ¿Fue cuando tus largos paseos solitarios? Eres un cabronazo.
– El engaño es brutal eso no te lo puedo negar.
– ¿Cómo? ¿Cómo funciona eso? ¿Cómo se le puede hacer eso a alguien? Eso no basta.
– Me enamoré de ella Alex.
– Ya como si no tuvieras elección. Hay un momento, siempre hay un momento. Puedo hacer esto, puedo dejarme llevar o resistirme, no sé cuándo tuviste ese momento pero seguro que lo tuviste. Me voy.
– ¡Eh!, la calle es peligrosa.
– ¿Y esto no lo es?
– ¿Qué hay de tus cosas?
– No necesito cosas.
– ¿A dónde iras?
– Desapareceré. ¿Podré seguir viéndote? Dann, ¿podré seguir viéndote? Contéstame.
– No puedo verte, si te veo no te dejaré.
– ¿Y que harás si yo encuentro a otro?
– Estar celoso.
– ¿Todavía me deseas?
– Claro.
– Mientes, ya hice ese papel. Abrázame. Te hago gracia pero te aburro.
– No, no.
– Me has querido, ¿verdad?
– Siempre te querré, odio hacerte daño.
– ¿Y por qué lo haces?
– Porque soy egoísta. Y creo que seré más feliz con ella.
– No es verdad. Me echarás de menos. Nadie te querrá tanto como te quiero yo. ¿Por qué no te basta con el amor? Yo soy la que se marcha, tendría que dejarte yo a ti. Yo soy la que se va. ¿A dónde bucanero?
 
 

  
– He dejado de quererte.
– ¿Desde cuándo?
– Desde ahora. Hace un rato. No quiero mentir. Y no puedo decir la verdad. Se acabó.
– No importa. Te quiero. Nada de eso importa.
– Demasiado tarde. Ahora ya no te quiero. Adiós. Te diré la verdad, para que puedas odiarme. Larry y yo follamos toda la noche. Me gustó, y me corrí. Te prefiero a ti. Ahora vete.
– Ya lo sabía, me lo dijo él.
– ¿Lo sabías?
– Necesitaba que me lo dijeras tú.
– ¿Por qué?
– Porque podía haber mentido. Tenía que oírlo de tu boca.
– No te lo hubiera contado porque sabía que nunca me perdonarías.
– Claro que sí, ya lo he hecho.
– ¿Por qué te lo dijo?
– Porque es un cabrón.
– ¿Cómo ha podido?
– Él quería que pasara esto.
– ¿Por qué ponerme a prueba?
– ¡Porque soy un idiota!
– ¡Sí! Te habría querido. Para siempre. Ahora vete por favor.
– No me hagas esto Alex, háblame.
– Te estoy hablando, vete a la mierda.
– No, perdona, no me has entendido yo no quería…
– Claro que sí.
– ¡Te quiero!
– ¿Dónde?
– ¿Qué?
– ¡Enséñamelo! Dónde está ese amor, no, no lo siento, ni, ni lo toco, no lo noto. Lo oigo, oigo… oigo palabras pero  no me sirven de nada tus palabras vacías. Digas lo que digas ya es tarde.
– Por favor ¡no me hagas esto!
– Ya está hecho. Y ahora por favor vete. O llamaré a seguridad.
– No estás en un puticlub, aquí no hay seguridad. ¿Por qué follaste con él?
– Porque quería.
– ¿Por qué?
– Porque lo deseaba.
– ¡¡¿¿Por qué??!!
– ¡¡Tu no estabas!!
– ¿Por qué con él?
– Me lo pidió amablemente.
– Embustera
– ¿Y qué?
– ¿Quién eres?
– ¡¡No soy nadie!! Venga pégame, es lo que quieres, pégame cabrón.
___________________________________________________
 

Al final, pienso que de los cuatro protagonistas el mejor parado es Larry. Es el más sincero, también el más cavernícola pero es alguien que necesita oír la verdad, aunque le duela. Un tío al que no se le puede hacer daño, porque al final te las hace pagar. El que se sale con la suya, el que consigue lo que quiere, el que consigue que le quieran. El que maneja la situación desde todos los ángulos. El que habla sin tapujos. Directo, no se anda con rodeos. Sabe a quién quiere, lo que quiere, cómo lo quiere. Esa escena en la cama, durmiendo, sin remordimientos, sin sentirse mal. Tranquilo y contento.

Y supongo que como contrapunto, la que peor sale es Alex. La engañada, la dejada. La dolida. La arrepentida. La que pone todo su sentimiento en cada situación, y no le saben corresponder. La que se desvive por alguien que la traiciona. Incluso vuelve a ser utilizada por Larry, se deja convencer, quizá por la rabia, quizá por el dolor, quizá por sacarse la espina. Pero igualmente vuelve a salirle mal, y se queda sola.

Puede que haya tardado en ver la película, pero estoy convencida de que tu no eliges cúando ver una, son ellas las que te eligen a ti. Las películas saben qué momento es el adecuado para ser vistas y entendidas. O puede que no.

 

Anuncios

otra seta dijo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s