los regalos, las infidelidades

          Coño Clara, ¿qué haces aquí?

          ¡Qué pasa Fer!, pues de compras, que me escapado un rato, y tú qué ¿vienes también a gastar?

           Sí pero no me gusta nada, ¿qué tal tía?

          Pues bien, sin mucho curro, y tú ¿sigues liado, no?

            pero no me quejo, por lo menos es algo que gusta. Pensaba llamarte la semana que viene para decirte que lo mismo quedamos los de clase para tomar algo.

          Vale pues avísame, a ver si puedo.

          ¿Y qué tal con tu chico?

          Bien, le estaba mirando algo para él también, ¿te molan los pantalones?

          Sí tía, están chulos, ¿qué pasa es su cumple?

          ¿Qué va, por? No sé, se lo pillo porque me apetece.

          Entonces es que algo malo has hecho, jeje.

          ¡Hala! Ya estamos pensando mal, ¡qué tío! A ver y esa teoría tuya ¿de qué va?

          No es una teoría, es un hecho Clara. Las parejas se hacen regalos para celebrar su aniversario, su cumpleaños, su santo o las navidades; fuera de esas fechas cualquier regalo será librarse de un sentimiento de culpabilidad.

          ¡Qué! ¿entonces no existen los detalles o qué? ¿Una persona no le puede regalar algo a sus amigos o a su pareja porque le dé la gana?

          A los amigos sí, eso no cuenta, pero a la pareja es distinto, ¿por qué ibas a regalar algo a quien ya tienes? Eso solo se hace para resarcirte de un remordimiento.

          Venga ya Fer, no me jodas, precisamente por eso, para que sepa que te acuerdas de ella, no sé, para tener un detalle con la otra persona, vamos así lo he hecho yo siempre, porque me apetece y punto, no paranoias raras ni teorías que os inventáis.

          No me lo invento, es lo que hacen la mayoría.

          ¿Entonces yo? Le voy a pillar algo a César porque quiero, no le he engañado, no hemos discutido, no me siento mal, ni culpable, al contrario, estamos bastante bien en este momento, por eso me apetece comprarle algo. Si tienes una discusión con la otra persona y le quieres comprar algo porque no sabes decir lo siento, todavía lo entiendo, pero ¿por liarte con otro? No lo veo yo muy claro.

          Pero tú eres tía, y sois distintas, aunque sé de algunas que lo han hecho también. Mira, tú sólo tienes que investigar un poco, pregunta a tus amigos si cuando engañaron a su pareja le regalaron algo, si dicen que sí es porque así se sienten menos culpables.

          ¿Y si dicen que no?

          Entonces mienten como bellacos.

          Sí claro, que no tío… que no siempre es así.

          A ver niña, no siempre, pero muchas veces sí.

          Pero entonces, si César me viene un día con alguna tontería, ¿tengo que interrogarle para saber si se ha liado con otra? No me jodas tío, para eso está la confianza ¿no?

          Solo sé que cuanto más grande y más caro sea el regalo mayores son los cuernos.

         Me acabas de joder el día.

          Venga tía no te rayes. Sólo son tonteías.

          No ahora no me vengas con eso no te jode, me acabas de decir que siempre se cumple, ¿ahora qué hago? ¿Le regalo los pantalones, o va a pensar que me he tirado a alguien?

          Ya te he dicho que las tías es distinto, tú regálaselo mujer, ¿no lo hacías porque te apetecía?

          Ya, pero y ¿si sabe de esa teoría?

          Que no niña, no va a pensar nada.

          … Me estoy acordando…

          ¿Qué?

          Nada, es igual…

          ¡Qué!

           Joder, que una vez César… me regaló algo sin venir mucho a cuento, vamos que eso me sorprendió porque no era un llavero sabes, era algo más caro.

          Yo conozco  a César y no parece de esos.

          Sabes lo que dicen de los que parecen buenas personas ¿no?, que son los peores.

          Estas exagerando, en qué hora te he dicho nada.

          Pues sí, podías haberte callado, ahora no dejo de acordarme de todos los detallitos que ha tenido conmigo, y yo creyendo como una idiota que simplemente lo hacía porque se acordaba de mí, o que quiso tener un detalle… ¿y si?…

          ¡Ey!  tronca, vamos a tomar una cerveza y deja de pensar, que conozco a César lo suficiente como para saber que no te haría eso, en serio déjalo, seguramente es de los pocos que tienen detalles porque sí.

          No sé, el caso es que hace ya algún tiempo que no lo hace, que a mí no me importa, pero a veces me pregunto por qué antes sí y ya no.

          ¿Qué más da? No lo pienses tía.  Además, algunas personas no saben decir lo que sienten con palabras y lo hacen con algún regalo.

          ¿Y entonces cómo distinguir ese caso del otro?

          No sé, supongo que por la intuición, por lo que te dice sin decir, por su mirada, por muchas cosas Clara.

          Yo no quiero palabras, ni regalos, ni siquiera que me quieran por obligación. Sólo quiero que no me mientan, no sentirme tonta, necesito que me digan la verdad, que si no sienten algo lo digan, que si lo sienten también, que si se equivocaron, lo solucionen, pero no hacer como que no pasa nada y dejar pasar el tiempo. El tiempo no cura ciertas heridas, no las cierra del todo.

          Clara, me siento responsable, no creía que te lo fueras a tomar tan en serio. 

–     A veces me siento tan… estúpida.

          ¿Pero tú crees que tiene algún motivo para irse con otra?

          No hace falta motivos cuando la polla manda.

          Pero que brutita.

          No me está gustando nada esta conversación.

          Mírame, en serio, déjalo estar, haz lo que te apetezca sin pensarlo, vive la vida porque sólo tienes una, deja de rayarte con mis tonterías, si quieres a las personas que te rodean házselo saber y punto. Lo que hagan los demás es asunto suyo. Nadie va a hacerte daño por maldad, se puede hacer daño pero sin querer, que duele igual pero es menos difícil de perdonar.  ¿O es que tú nunca has herido a nadie?

          Claro que sí, muchas veces, pero es verdad que nunca a propósito.

          Pues ya está niña. No le des más vueltas que no te llevan a nada bueno, al final todo acaba como tiene que acabar, mientras tanto… disfrútalo.

          Si tienes razón, pero a veces pienso cosas que…

          No pienses, hazme caso. Mejor así, con una sonrisa en la cara.

          Bueno niño, hablamos para quedar con estos. Cuídate mucho.

          Vale guapa, y tú cuídate mucho también. ¡Y disfruta de ti!

C.P.

Anuncios

otra seta dijo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s