celosia

Celotipia: enfermedad de los celos. Es el celo irracional, infundado, obsesivo.

En toda enfermedad de celos se produce una especie de paranoia. Su percepción distorsionada de las cosas se las hace percibir así, deformadas, y nada ni nadie podrá convencerle de lo contrario. Esa percepción consiste en una fijación de determinadas ideas o de un orden de ideas, que quedan como ancladas en lo profundo de su personalidad, y nada las remueve de ahí. Todo lo que el sujeto perciba pasará por el filtro de esa curiosa fijación cognitiva. Si él, o ella esta persuadido de que su pareja le quiere engañar, no habrá modo de convencerle de lo contrario: todo lo que suceda lo interpretará dé forma que se convenza de que está en lo cierto, y de que su sospecha de infidelidad se confirma.

<<Uno proyecta en los otros lo que uno mismo teme de sí mismo>>

 

En aquel momento sintió que la cabeza le iba a explotar. Leía una y otra vez aquella frase pero no daba crédito de lo que ponía. No podía ser, no era verdad. Se dio cuenta que estaba en la primera etapa: Negación.

Notaba como el estomago se le cerraba, le subía un dolor extraño, un dolor que nunca había tenido, un vacío tan inmenso que podía perderse en él, un tembleque en las manos del que ni siquiera fue consciente. Tenía ganas de matarle, de acabar con todo. Siguiente etapa: Ira.

Tenía ganas de llorar, quería morirse, no podía ser verdad, no podía hacerle eso, traicionarle de esa manera, pensó que nunca lo haría, no iba con él, sentía que la respiración era inconstante, quería salir corriendo de aquella sala, sus ojos se humedecieron, empezó a derramar confianza por los ojos. Tercer paso: Depresión.

Anduvo días enteros dándole vueltas, pensando en vengarse, pensando en dejarlo todo, se mezclaban las tres etapas por momentos, y por su cuenta le añadió una: Evasión, esconderlo debajo de la cama.

Después afloró la consciencia, no podía vivir así, escupió todo lo que había guardado, vomitó todo lo que había retenido durante mucho tiempo. Acabó hablando todo lo que tenía que hablar y llegaron a un acuerdo. Sin darse cuenta estaba en la cuarta fase: Negociación.

Pasado un tiempo asumió que las cosas no salen como uno quiere, que la gente no es como uno se piensa, que las expectativas no son buenas. Y ahora duerme ocupando todo el espacio de la cama. Había llegado al final: Aceptación.

_____________________________________________<<<<<<<<<>>>>>>>>>>>___________________________________________

 

-¿Tú eres celosa? (le dijo  a colación del tema que habían sacado)

-Yo no. (Respondió de forma mecánica)

-Todo el mundo siente celos, eso es porque no te has enamorado. (Espetó con ese tono tan irritante)

-Menuda tontería, el amor es confianza, querer significa confianza, precisamente por eso vienen los celos, por no fiarse de la otra persona. (Contestó a la defensiva, le sacaban de quicio esos temas)

-Pues es algo natural, (se explicaba como siempre hacía, con esos aires de grandeza y de sabelotodismo), todos sienten celos alguna vez en su vida de otra persona, de la pareja, de compañeros de trabajo, de algún familiar…

-Ya sabemos todos que tu pecado capital es la envidia, (le interrumpió con media sonrisa en la cara), pero no quieras meternos a todos en el mismo saco.

-Será mi mayor pecado, por lo menos lo reconozco, el tuyo es negar la evidencia, eso si es un pecado capital.

-(Y tú que sabrás pensó con ira, pero decidió no seguir hablando del tema y cerrarlo con un rotundo): pues no, para suerte la mía no he sentido eso por nadie y haré lo posible por no sentirlo. ¿Quieres otra cerveza?

___________________________________________<<<<<<<<<<<<>>>>>>>>>>>____________________________________________

No sabía muy bien que pasaba. Hasta hace un momento se encontraba bien y de repente, un mareo repentino le inundó la cabeza de niebla espesa, una niebla muy densa que apenas la dejaba moverse, ni respirar, ni por supuesto pensar con claridad. El cuerpo se tambaleaba a su aire, no tenía control sobre él, su estómago, maldito sea, su estómago le estaba doliendo de manera irreal, era un dolor agudo, como de vacío, tenia una opresión que le subía por el esófago hasta la garganta, no podía tragar.

Que sensación tan extraña, nunca había sentido nada parecido, por un lado quería llorar, por otro no sabía muy bien por qué, tenía ganas de moverse y correr, pero no podía, estaba paralizada, nadie respondía a las órdenes del cerebro. Una angustia como nunca había tenido le llenó el pensamiento, y empezó a pensar cosas que nunca había pensado, cosas que nunca había sentido, pensamientos oscuros, casi negros, un rencor le invadía por dentro, un dolor que nada podía calmar. Intentaba respirar bocanadas grandes para intentar calmarse, intentaba espantar esos pensamientos absurdos, quería ver con claridad pero algo se lo impedía. Sentía que estaba a punto de desmayarse, tenía ganas de vomitar, el estómago se le había revuelto de una manera insospechada.

No era dueña de sí misma y estaba al borde de la locura cuando entonces lo vio claro. Debía ser un ataque de eso que le pasa a todo el mundo y que ella nunca había sentido, ¿cómo lo llamaban? Celos, creía recordar.

El médico la inspeccionó de arriba abajo, buscando una explicación razonable a todos los síntomas que le describió. La tumbó en una camilla, la exploró concienzudamente, tomó su pulso y hablaron un rato. Al final llegó a la conclusión de que sufría una gastritis aguda. Omeprazol durante unas semanas y se pasaría el dolor.


¿Alguien puede definir el amor? ¿Alguien puede definir los celos? Según la RAE son:

·        Cuidado, diligencia, esmero que alguien pone al hacer algo.

·        Interés extremado y activo que alguien siente por una causa o por una persona.

·        Recelo que alguien siente de que cualquier afecto o bien que disfrute o pretenda llegue a ser alcanzado por otro.

·        En los irracionales, apetito de la generación.

·        Época en que los animales sienten este apetito.

·        Período del ciclo menstrual de la mujer en que se produce la ovulación.

·        Sospecha, inquietud y recelo de que la persona amada haya mudado o mude su cariño, poniéndolo en otra.

En realidad es una inseguridad de sí mismo de creerse menos que los demás, de infravalorarse, de pensar que cualquiera es mejor que uno mismo, que los demás lo harán mejor, que tu pareja encontrará a cualquiera mejor que tú. Los celos nacen por la paranoia de creer que tu pareja será infiel a sus principios, que romperá un pacto de compañerismo creado del propio amor o de mutuo acuerdo. Los celos se sienten cuando el otro habla con alguien por quien nos sentimos amenazados, por creer que nos robarán a nuestra pareja, trabajo, amigos, etc. Los celos no son más que la envidia en su estado máximo, dando lugar a ver cosas que no existen, a creer cosas que no son ciertas, a inventarse realidades que no están. La mayoría de las personas afirman tener celos no de su pareja que se va con otra persona, sino de la persona que les ha robado a su pareja. Y eso no tiene lógica ninguna.

¿Podríamos llamar celos al sentimiento de ver que te están tomando el pelo?  ¿Se le llaman celos al hecho de sentir que tu pareja, familiar, amigo, te está traicionando? ¿Son celos cuando sientes decepción porque ha defraudado tus ideales? ¿Se le llaman celos al hecho de ver que es tu pareja, o tu familia, o tu compañero de trabajo el que está haciendo el canelo con otra persona, o haciéndole la pelota al jefe, o hablando mal a tus espaldas de ti?

Creo que hay que tener muy claro dos conceptos clave, uno es la celotipia y otro es la decepción. La gente que afirma ser celosa, por lo general sienten celos de cualquier persona que se arrime a su cónyuge, ya sea solo para hablar, para tomar una copa o para prestarle un bolígrafo. Dentro del mundo de los celos y celosos hay distinciones, están los celosos que la gente llama comunes, que es sentir algún miedo instintivo que te hace pensar que tu pareja se irá con otra persona, o que esa persona que está tanto tiempo con tu pareja quiere quitártela, como si perteneciésemos a los demás, pero es otro tema.

Luego van subiendo de nivel, desde mirarte los mensajes del móvil, oír conversaciones, espiar tus notas, preguntar quién es la gente con la que te rodeas, saber lo que haces en cada momento, hasta llegar a extremos como echarte la bronca por irte de fiesta con amigos, seguirte sin ser visto, oler la ropa en busca de pistas y demás paranoias que vemos en las películas (o no).

La cuestión es: una persona que se pone enferma con sólo pensar que su pareja comparte la misma habitación que su ex, podemos llamarlo celos; una persona que no duerme porque piensa que en cualquier momento le van a dejar por otro, es inseguridad. Una persona que teme a otra de su mismo sexo porque piensa que es mejor, se llama infravalorarse. Una persona que siente que su pareja ha traicionado los principios de la relación en que se basaban, se llama decepción. Una persona que piensa que en cualquier momento su pareja va a volver a engañarle, se llama desconfianza. Una persona que cree que es el dueño de su pareja, se llama ceguera.


– Sentí celos de él porque estaba acariciando su pelo, una larga melena castaña, suave y lisa, con la que tantas veces he soñado.

– Pero no puedes sentir celos si ella no está contigo.

– Lo está, en mi pensamiento, ella me pertenece.

– Si estás así sin estar con ella, no quiero imaginarme cómo serías si fueseis pareja.

– Se llaman celos, es algo inevitable, ¿o es que tú no los has sentido?

– Una vez me pareció sentir algo, fue extraño, nunca me había pasado. Fui al médico por si era grave, después de un rato me dijo que era dolor de estómago. Y desde entonces no me ha vuelto a pasar.

“Nadie que te ama realmente puede coartar tu libertad…el deseo de posesión no es amor.

Es solo una demostración de egoísmo, de poco interés por el otro”.

Anuncios

otra seta dijo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s