salenlosojos

acabo de oír esta canción del nuevo disco y me ha dado el bajón.

tb me dio el tro día cuando una amiga me dijo algo sobre un comentario que hizo otra persona.

y antes de ayer viendo los chicos del coro me puse a llorar como una magdalena.

y ayer cuando iba en el tren y me acordé de una tontería se me puso un nudo en la garganta.

y el lunes cuando veía un power point que hice hace tiempo y que explicaba Amaral en su canción R&R, me entró la melancolía.

Y no es que vaya llorando por las esquinas, pero en mi familia somos muy llorones, supongo que por todo lo que han tenido que aguantar a lo largo de su vida, mi padre es incapaz de hablarme de mi abuela porque se le quiebra la voz y se le empañan los ojos, mi madre ha preferido ir olvidando poco a poco los desprecios de la suya, hasta el punto de olvidar lo más básico, mi tía llora todas las noches la muerte de su marido, la de su nieta, la vida de perros que ha llevado. y así en general podría escribir un libro de todos los momentos dolorosos que han pasado.

Pero tb en lo bueno somos llorones, como cuando mi sobrina Alba nos escribe una postal de cumpleaños diciendo lo mucho que nos quiere, se nos hace un nudo en la garganta y nos emocionamos. O cuando lee mi padre su placa conmemorativa por sus 65 años, que no puede contener la emoción. O cuando mi madre lee la nota de cariño que le escribí al regalarle un viaje. O cuando nos tenemos que ir a casa y Marcos se queda en la suya llorando por la pena que le da, y suelta ‘es que no sé por qué lloro pero tenía muchas ganas’ mientras se sorbe los mocos.

En mi casa se llora por el nacimiento de un nuevo miembro, por la alegría de una boda, por la muerte de un ser querido, por una noticia inesperada, por una nota de agradecimiento, por el mero hecho de hablar del pasado, por nombrar a ciertas personas, por ver una injusticia en nuestra familia.

y eso no se puede cambiar, hay familias que nunca lloran, que lo llevan por dentro, y les salen úlceras, trastornos del sueño, paranoias, dolores de cabeza, y tienen que tomar tranquilizantes, lexatines, tranquimacines, tilas. y otras lloramos por fuera, y se nos arruga la piel, se nos enrojece la cara, nos escuecen los ojos y se nos hinchan como globos.

Pero creo que es mucho mejor llorar por fuera, cuando pasa lo peor te quedas relajado, puedes conciliar el sueño, te quedas a gusto, y las cosas se ven de otra manera. además sinceramente, como me he acostumbrado a ver llorar, cuando lo espero y eso no ocurre me pongo nerviosa y pienso que esa persona no está hecha de carne y hueso. como la madre de mi cuñada, cuando Marcos se negaba a salir, todos llorando porque Sonia estaba bastante mal, y ella ahí, como una piedra, fría como el acero, qué poca sangre la verdad.

yo no me fio de quien no llora, pese a que para las personas que no lloran los que lloramos somos unos agonías y nos pasamos de sentimentales.

a lo mejor esta noche me echo un par de lagrimillas, y así mantengo el legado familiar. o no.

Anuncios

otra seta dijo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s