ya no puedo caminar recto desde hace tiempo

Las calles desbordadas de soledad,
musitan su canción de asfalto y humedad.
La lluvia de gentes cesó a las doce
y los escaparates, a oscuras, consumen la noche.

La calle, helada, no deja de gemir;
susurra, me grita, y me aleja más de ti.
Y a través del cristal de mis gafas
no entiendo: ¿qué coños tienes dentro?
¿Y a quién agobias tú?

Mi cerebro es asfalto;
mi rostro, cemento.
Las palabras forman
grilletes de brillante hielo.
Suda mi piel, y lubrifica
mis malos pensamientos.
Ya no puedo caminar
recto desde hace tiempo.

Las banderas de mi casa son la ropa tendía.
En mi casa, las banderas son los pájaros sin amo,
y una chica, qué ligera, salta del bus a la acera.
En mi casa, las banderas son de todos los colores:
son el amor y la lluvia en noches de luna lunera.
En mi casa, las banderas están hechas de agua pura;
son los duendes del parque, que registran las basuras.
Las banderas de mi casa son la ropa tendía.

PD:
Te acompaño un rato ¿amigo mío?
en tu camino.
En este cruce, te dejo, y me voy campo a través,
por tus tierras; unas fértiles, otras mal regadas.

Anuncios

otra seta dijo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s