Volviendo a mis recuerdos

He vuelto a reencontrarme con DIOS*

Grita una y otra vez: MIERDA, QUÉ MIERDA, QUÉ MIERDA MÁS GORDA, que asco de idealismos sociales, que asco de ilusiones, solo llenan de falsas esperanzas, ¿dónde están las bonitas verdades? Por aquí no andan, si acaso, pasa como tormenta de verano por mis asquerosos pensamientos.

Me levanté hasta los huevos de vivir. Tengo dentro mil infiernos y se me cae la piel a cachos, a veces pierdo la razón.

Algo me dice que no puede ser, ¡dejadme! sólo quiero respirar, y hacer lo que me parezca bien. Y andar de acá para allá.

Si me levanto encabronado y me ves sonreír, ahora todos a sufrir.

Y tú que te preocupas por culpa del futuro, cuando te de lo mismo serás extremoduro. Siempre me faltan horas de dormir, como me gusta no tener reloj, de madrugada me siento mejor. Ya soy muy listo y me sé equivocar, cuando hablo de algo lo he probado ya, todo el día hablando, ¡no pienso parar!

Razonar es siempre tan difícil para mí, qué más da, si al final todo me sale siempre bien, del revés.  ¿Cuánto más necesito para ser yo? ¿Cuánto más necesito convencer? Olvidé, me quedan tantas cosas que decir.

Mi  corazón, que lo perdí en un mes de mayo, se lo encontraron en un bar donde se moja, con luces rojas.  Tu por hacer, yo por quedarme tan parado, y los dos juntos por tener nuestra cabeza en otro lado. Tu por hablar, yo por callarme demasiado, (y viceversa). No encuentro otra razón, estaba tan feliz. No valgo para estar metido en un puré, me gusta mi sabor, ando loco por la calle.

No puedo dormir, me vuelvo a perder entre el edredón. De tanto pensar, de perder el tiempo, de tanto privar por poco reviento.

¿Y qué le importa a nadie cómo está mi alma?, más triste que el silencio, más sola que la luna.

Vivir, a la deriva, sentir que todo marcha bien, volar siempre hacia arriba, y pensar que no puedo perder (y después te das la hostia).  Y vivir, ¡qué cuesta arriba!, y sentir que no sé qué hago aquí (every day). Y andar  siempre arrastrado. ¡qué no puedo pensar!

Y la memoria me engaña, me se come la desidia y me cuelgan las arañas. Voy a empaparme en gasolina una vez más, voy a rasparme a ver si prendo, y recorrer de punta a punta la ciudad quemando nuestros malos sueños. Quizás amanecerá. (O no)

Me gusta mucho tener ideas contradictorias, porque así aunque meta la pata, siempre tengo razón. (jijiji)

¿Dónde están mis amigos? (a veces debo buscarlos en lo profundo porque por más que lo intento no les encuentro)

Se apagó el fogón, no funciona nada, ¿dónde está la luz? Me encuentro con mi hada, que está loca también, he vuelto a las andadas, he vuelto a enloquecer, lo vi escrito en la luna (o en los versos de Robe). Y yo me quedo en casa, me duele todo, ¿quién va a aguantarme con este mono? Delicada gasa, fuerte envoltura (perfect). Y yo me quedo en casa, no necesito tenerte cerca cuando vomito (aunque no está de más que me sujetes el pelo). Me da igual, me voy a poner de todo sin parar. Voy a dar la vuelta a todo y no sé muy bien por qué. Y a romper, deltoya, y a firmar en todas las paredes con mi piel, a empezar deltoya. (Y coger un bate y reventar cabezas en el congreso, por ejemplo)

Pasa el invierno y deja habitaciones muertas, sitios abandonados, yo trabajo y trabajo (lo que me dejan claro) debo sustituir tantos olvidos, llenar de paz la esperanza.

He aprendido, de estar solo a llorar sin molestar, a cagarme en los calzones y a dudar. La verdad solo tiene un sentido, no me obligues a engañar, si te crees todas mis mentiras qué vacío debes estar. No sé ni cuantas noches llevo ya sin dormir. Morir sólo una vez va a ser poco para mí. No creas que estoy huyendo, si me ves retroceder  espera, que estoy cogiendo carrera. Desafiar la perspectiva del fracaso a la que estamos condenados. Me tiro a los cactus desnudo pero no me pincho, (y si me pincho no sangro) Y ahora hago siempre todo lo que me da la gana. Vuelo hasta una mancha en la pared, me vuelvo ajeno a todo y me sobran hasta mis propios pies (lo que se dice estar en mi mundo) ¿No ves que no me entero de qué mierdas estás hecho? Tampoco es que me importe no sabía qué decir, por mí, puedes quedarte tu conmigo y yo sin ti.

Y para cara perro yo, qué te juegas, vuelve a darme la razón y te la ganas. Me voy a recortar en punta las orejas, y me voy a echar al monte a aullar entre la maleza (auuuuuu). Ahora soy un yonqui a mi manera, puedo morir donde quiera. Ya no me escondo, ya no me tengo que agarrar, ya no soy como vosotros presos de lo convencional.  Y verás el resurgir poderoso del guerrero sin miedo a leyes ni a nostalgias, y caer mil veces más y levantarse de nuevo sin más bandera que sus huevos, (mi lema, mi emblema, a veces no lo recuerdo)

 Grito por dentro, por fuera me hago el remolón. La cabeza se me va, soy terco como una mula (un rato), no necesito armadura tengo costra alrededor.  Y tengo claro que no quiero ser como tú, ni como nadie. Ni me olvido ni me acuerdo, me tortura tanta duda.

Quisiera que mi voz fuera tan fuerte que a veces retumbaran las montañas y escucharais las mentes social-adormecidas las palabras de amor de mi garganta. (O de rabia)

 

*Porque todo el mundo sabe que el único Dios que puede existir se llama Roberto Inhiesta.

Es de hace tiempo, pero no lo había podido subir. Ahora ya es verano, y he salido del agujero.

Anuncios

otra seta dijo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s