Arrebato

-Sabes?

-Qué?

-Imagina dos niños pequeños, uno más que otro, con dos casas, con dos pueblos, con dos vidas, que apenas se cruzan, que no se relacionan, que el único nexo de unión son ellos mismos. Y que en una casa viene un señor gordo con la cara colorada a traerles juguetes. Y en la otra no porque allí “no llega”. Y se encuentran en esta segunda casa durante esa noche tan “espacial”, y siguen incluso algunos días más. Yo me pregunto, cómo pueden aguantarse las ganas de irse corriendo a ver lo que ese hombre del norte les ha traído? ya no hablo de irse físicamente, sino de exteriorizar ese deseo innato: la curiosidad. No crees que es difícil contener ese ímpetu? Y no sentirán cierta tristeza por pensar que en un lado llega su magia y en otro no?

-Puede ser

-A veces hablar contigo es como hablar con uno mismo.

 

Anuncios

otra seta dijo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s