EL CUERPO GRITA… LO QUE LA BOCA CALLA

La enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma (o el ser, o la mente, o llámalo energía o X).

El resfriado aparece cuando el cuerpo no llora.

El dolor de garganta cuando no es posible comunicar las aflicciones.

El estómago arde cuando las rabias no consiguen salir.

La diabetes invade cuando la soledad duele.

El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta.

El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan.

El corazón afloja cuando el sentido de la vida parece terminar.

El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza.

La presión sube cuando el miedo aprisiona.

Las neurosis paralizan cuando el niño interior tiraniza.

La fiebre calienta cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad.

Las rodillas duelen cuando tu orgullo no se doblega.

El cáncer mata cuando te cansas de vivir.

¿Y tus dolores callados? ¿Cómo hablan en tu cuerpo? La enfermedad no es mala, te avisa que te estás equivocando de camino.

 

Lo he leído en Facebook, debates aparte, evidentemente que el cuerpo y los sentimientos van de la mano. Una persona se dice así misma: “no puedo caer malo, tengo exámenes, mucho curro, etc” muchas veces se retrasa ese resfriado o incluso no aparece. La mente controla nuestro cuerpo más de lo que creemos, Punset, mejor que yo, lo explica en toda su bibliografía extensa y muy recomendada. Pero desde luego que muchas veces somos nosotros mismos los que nos provocamos males por nuestra negatividad, por la pesadumbre, por las profecías autocumplidas.

Cáncer, Diabetes, son palabras mayores, pero sí que es verdad que la actitud frente a esos males hace mucho. Personalemente tuve una jefa que salió de un cáncer muy jodido, tomaba lo mismo que el resto de las personas, sus terapias, sus medicinas, sus dietas… pero siempre, siempre iba con una sonrisa, siempre decía que iba a salir, siempre estaba alegre. Y en unos meses volvió al trabajo. No hay gente fuerte o débil, hay gente con actitud débil y fuerte, hay personas con energía positiva que piensan en lo mejor, no en lo peor.

Si los farmacéuticos supieran el poder que tenemos cada uno, nos obligarían a depender de medicamentos para que ellos tuvieran siempre beneficios. Anda mira, si es lo que hacen. 😛

 

Anuncios

otra seta dijo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s