Medio Ranma

No sé por qué el otro día, viendo mi avatar de Ranma, vinieron a mi cabeza muchos recuerdos. Recuerdos de un mote, que salió sin quererlo, porque era asidua a llevar una trenza cuando iba al cole. Y en mi época Ranma causaba furor. Y quizá de ahí vino mi obsesión por el pelo rojo, pero eso ya lo conté en un post anterior.

Lo bueno de Ranma es que quizá esconda más de lo que me imaginé. Yo no era la típica niña femenina, tampoco sé si entraba en la categoría de marimacho, pero está claro que el rosa lo odiaba y todo su simbolismo. De todos los dibujos que existían mis compañeros eligieron uno que tenía problemas con su sexuación. Que es lo que me ha pasado durante bastantes años. No es que me sintiera chico, es que me gustaba el rol de chico. Ellos se quedaban hasta más tarde en la calle jugando, podían ir solos a comprar chuches a otro barrio, no tenían que llevar vestidos ni desenredarse el pelo lleno de nudos, tampoco tenían que usar el color rosa, que de todos los colores era el peor, cómo lo odiaba!!

Nunca se lo he contado a nadie, y tampoco me paré a pensar en ello hasta que me hice más mayor. Siempre me ha gustado ser chica, porque he sentido que si me lo ponían más difícil más mérito tenía. Pero una parte de mí envidiaba ser chico por esas cosas. No es envidia de pene como diría el misógino de mierda de Freud, era envidia de roles sociales de chico. Eran los 90, quizá ahora no tenga mucho sentido lo que digo, pero por entonces todavía había diferencias muy marcadas.

Quizá que mi mejor amigo fuese un chico influyera en ver esas diferencias, quizá que me llevara mejor con los chicos que con las chicas hiciera que me sintiera más “chico” que “chica”. Sé que son convencionalismos, que hoy pensamos que las cosas son de un género porque estamos acostumbrados a eso, seguramente hace 500 años eran otras cosas diferentes, por ejemplo llevar tacones era típico de señores, o medias o faldas. Son modas. También puede ser que siempre quiera lo que no se lleve, lo que no toque, por aquello de ir a contracorriente.

Lo más curioso, cuando ya me teñía el pelo de rojo, es que años después de este mote estudiantil, una persona ajena a todo esto, en un trabajo puntual, se dedicó a ponernos motes a los compis del curro, y a mí me puso entre otros, Ranma, (otro fue Vickie el vikingo). Sé que lo puso por el color de pelo, pero de todos los pelirrojos y pelirrojas cogió Ranma. Y es que hay algo en mí que desprende esa mezcla de chica-zo, y ya digo que no entro en la categoría a simple vista, es cuando observas detenidamente.

En realidad todo esto me pasaba antes de ser seta. Siendo seta me encuentro más a gusto. Soy el fruto de los hongos, aunque en realidad he estudiado un poco sobre el mundo micológico y no es muy sencillo. Da para un post. Otro día.

Es verdad que Ranma me gustaba mucho porque los personajes se transformaban en otros seres cuando se mojaban con agua fría, pero Ranma Chan, Ranma Saotome, (no me queda claro la diferencia) no se convertía en gato (que los odiaba cosa que en eso no nos parecemos en nada) o en cerdito vietnamita (su enemigo Ryoga con el que me partía de risa) o en oso panda como le pasaba a su padre. Él se convertía en chica, en su género contrario, podía saber cómo se sentía una mujer al ser observada por un salido de mierda o cómo se sentía un hombre siendo retado a una lucha. Esa dualidad le hacía especial, y es lo que me ha llamado siempre la atención: poder ponerme en la piel del otro más otro de todos los otros, que es el otro del otro sexo (esto no es mío, es de Amezúa), y comprobar en mis carne qué se siente ser chico por fuera, cómo se comporta la gente, y qué le pasa a tu cuerpo cuando el pene se pone erecto sin tú provocarlo.

Así si un mote suele ser desagradable, en mi caso consciente o inconscientemente dieron en el clavo, por muchos sentidos que ya he expuesto.

Una última curiosidad, su nombre Ranma significa “caótico” que más no me puede pegar, y Saotome es “doncella veloz”, no, ahí no va mucho conmigo, si acaso en la metáfora de que las pillo al vuelo, pero poco más. (Sacado de la web: http://es.ranma.wikia.com/wiki/Ranma_Saotome)

Os dejo la sintonía del inicio, la cual también me trae recuerdos porque entre otras cosas, soy una friki y me compré varios DVD’s, y la bailaba con mi sobrina cuando ésta tenía 2 años y apenas levantaba un palmo del suelo. Ahora tiene 13 años, así que ha llovido.

Anuncios

otra seta dijo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s