curioso curiosísimo

Si tú me dices ven, lo cambio todo

Me alucina la gente. En serio, podría pasar mi vida escribiendo lo que observo del comportamiento de los demás. Del mío ya lo hago a menudo. Es asombroso cómo hay personas que pueden cambiar tanto cuando se echan pareja. Personas sin personalidad propia, obviamente, que se dejan influir y comer la cabeza por la otra persona con la que comparten cama.

Lo he visto tanto en chicos como en chicas. Hay personas que a esto lo llaman estar enamorado. A mí me parece otra cosa, algo como que no sabemos dar un paso sin la aprobación y reconocimiento del otro. Y no es que a mí me vaya la vida en estos cambios bruscos de personalidad, es sólo que me llama mucho la atención.

Por ejemplo tengo amigos que están dejando de lado a su grupo de colegas porque la novia es la que decide sobre la vida de él, decide quién merece la pena, y quién no. Decide quién es digno de compartir momentos con ellos, o qué personas son de su agrado. Yo he visto como esos amigos se alejaban de su entorno porque ellas deciden, y manipulan, y suelen ser chicas desconfiadas, celosas y con mucha inseguridad. Algunas no son tan malas como para decirles a sus parejas que dejen a esos amigotes/as de lado, aunque en el fondo de sus entrañas lo querrían como agua de mayo. Ellas se limitan a machacar a su pareja poniendo verde al afectado/a de turno, resaltando todo lo malo de su persona y dejando clara su posición. Lo que nunca hacen es reflexionar si quizá ese amigo de su novio, al que tanto protege, se ha ido alejando precisamente por ella, porque es insoportable, porque es una niñata, porque se comporta como una estúpida.

Luego está el caso de ellos. Con parejas femeninas. (Puedo hablar pocas veces de homosexualidad porque apenas tengo en mi entorno). He visto chicas rapar su pelo o una parte y vestir con un look punky porque el que les atraía lo era. He visto mujeres que pintaban su cuerpo porque su pareja se dedicaba al arte y por tanto en ella salía su vena creativa. He visto a chicas cambiar de opinión sobre el feminismo, cuando antes tenía una posición un poco en contra, ahora están totalmente a favor porque sus parejas les han hablado de ese asunto y para ellos es importante. Veo chicas que si su novio no sale de fiesta ellas se quedan en casa, o que si salen ellos con sus amigotes ellas deciden entonces salir con su amiga de turno a la que solo ve en ocasiones así. He visto a chicas que hablan  y piensan tal como piensa su novio del momento, por lo que si cambian de novio y ese novio cambia de estilo y de ideología, ellas asumen ese nuevo cambio como propio.

Por qué? no lo entiendo. Tanto cuesta crearse una personalidad propia y no dejarse llevar por los demás, aunque ese demás sea tu pareja? Realmente es necesario asumir la personalidad del otro? Qué necesidad? Es porque en el enamoramiento se idolatra tanto a la otra persona que dejamos de pensar por nosotros mismos y dejamos que el otro piense por nosotros? Que decida sobre nosotros lo que está bien o mal, lo que es moderno o no, lo que es llamativo o lo que no necesita nombrarse? Y eso que yo observo en un momento puntual, tomando un café, un té, un refresco, si soy capaz de darme cuenta por unos minutos de comunicación, qué ocurrirá entonces en la cama? Uno de los dos, se dejará llevar siempre por el otro? Hará algo que realmente le guste o desee?

Anteponemos nuestros deseos a los demás por miedo a perderles, a hacerles daño, o sentirnos solos. Y si ocurre de continuo al final, más tarde o más temprano, llegan los reproches, los hice tanto por ti, los no mereces, los he cambiado por ti. Pero es que nadie te ha pedido que cambies, lo has hecho porque te ha dado la gana, porque creíste que era lo mejor para los dos. Asume tus actos y sus consecuencias.

Puede que suene como si me enfadara y tampoco es eso. Evidentemente que cada uno/a lleva su relación como le place, y decide dejarse llevar o tomar un poco más las riendas. Es solo curioso, llamativo, ver como la gente para soportarse en pareja hace eso. En lugar de aceptarnos con nuestros puntos flacos, con nuestras creencias y nuestras equivocaciones, nos pasamos el día agradandolo/la para sentir que todo va bien, “si apenas discutimos”.

A mi modo de ver sexológico me parece un pequeño error, un error que a veces puede quedar en anécdota, pero en otras ocasiones puede ser el principio de problemas de convivencia. Ahí dejo la reflexión para quien quiera aportar algo o rebatirla.

EL CUERPO GRITA… LO QUE LA BOCA CALLA

La enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma (o el ser, o la mente, o llámalo energía o X).

El resfriado aparece cuando el cuerpo no llora.

El dolor de garganta cuando no es posible comunicar las aflicciones.

El estómago arde cuando las rabias no consiguen salir.

La diabetes invade cuando la soledad duele.

El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta.

El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan.

El corazón afloja cuando el sentido de la vida parece terminar.

El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza.

La presión sube cuando el miedo aprisiona.

Las neurosis paralizan cuando el niño interior tiraniza.

La fiebre calienta cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad.

Las rodillas duelen cuando tu orgullo no se doblega.

El cáncer mata cuando te cansas de vivir.

¿Y tus dolores callados? ¿Cómo hablan en tu cuerpo? La enfermedad no es mala, te avisa que te estás equivocando de camino.

 

Lo he leído en Facebook, debates aparte, evidentemente que el cuerpo y los sentimientos van de la mano. Una persona se dice así misma: “no puedo caer malo, tengo exámenes, mucho curro, etc” muchas veces se retrasa ese resfriado o incluso no aparece. La mente controla nuestro cuerpo más de lo que creemos, Punset, mejor que yo, lo explica en toda su bibliografía extensa y muy recomendada. Pero desde luego que muchas veces somos nosotros mismos los que nos provocamos males por nuestra negatividad, por la pesadumbre, por las profecías autocumplidas.

Cáncer, Diabetes, son palabras mayores, pero sí que es verdad que la actitud frente a esos males hace mucho. Personalemente tuve una jefa que salió de un cáncer muy jodido, tomaba lo mismo que el resto de las personas, sus terapias, sus medicinas, sus dietas… pero siempre, siempre iba con una sonrisa, siempre decía que iba a salir, siempre estaba alegre. Y en unos meses volvió al trabajo. No hay gente fuerte o débil, hay gente con actitud débil y fuerte, hay personas con energía positiva que piensan en lo mejor, no en lo peor.

Si los farmacéuticos supieran el poder que tenemos cada uno, nos obligarían a depender de medicamentos para que ellos tuvieran siempre beneficios. Anda mira, si es lo que hacen. 😛