Autumn

El otoño me suele dar algo de bajón, suerte que el año pasado apenas noté nada. Y éste no sé qué decir. Primero porque está siendo un otoño un tanto extraño, y segundo porque al estar en paro sería más “normal” tener algún bajón de vez en cuando.

Pero me planteo en una encrucijada. Por un lado fui yo la que decidió dejar el curro, mi jefa es un ser sin escrúpulos y no estoy dispuesta a tragarme su mierda. Pero tenía alguna idea en cuanto a la sexología que se fueron diluyendo gracias o a costa de mi forma de ser que se deja abatir antes de intentarlo. Y me ha afectado en el plano profesional porque estoy en un bloqueo del que no puedo salir, ya ni siquiera me apetecen los planes de negocio con mis compis.

 

Y es que estoy en ese punto donde todo lo veo triste y gris. Donde mire lo que mire me parece gris. La sociedad me repugna cada vez más, incluso hasta la política a la que era bastante aficionada me ha dejado de encandilar, porque me dan todos mucho asco, y porque si alguien se atreve a cambiar algo le van a pisotear sin piedad. Es como si tuviera 5 años y pensara: jolines, todo el mundo es malo.

Y en parte es así. EEUU puede que en unos días elija o manipule en las elecciones al tío más inútil del planeta. Aquí en España se ha decidido dar vía libre a la corrupción, a los ladrones, a los estafadores, a la hipocresía, a la mediocridad. Y eso ha sido en parte por el sistema de democracia representativa con el que no estoy nada de acuerdo, y en parte por un partido que en los 80 hizo creer a la ciudadanía que era un partido solidario y comprometido. Dicen que era como es Podemos ahora, o sea, que Podemos en 30 años será el PSE de ahora…

Y es como una sensación que me invade de pereza absoluta. No tengo ganas de trabajar en nada porque sé que nada me llenará como para levantarme cada día con una sonrisa, porque siempre habrá un jefe gilipollas que haga de tu trabajo tu peor pesadilla. Tampoco te dan las oportunidades porque para cualquier cosa te piden años de experiencia, y sin una oportunidad no podrás acceder a dicha experiencia, todo muy lógico.

También me da pereza la vida en general, los amigos cada vez son menos y lo son menos y si no soy yo la que está encima, la gente pasa, de un tiempo para acá vengo con una sensación de pasotismo hacia mí, pero no diré quién es culpable porque en realidad me da lo mismo. Me da igual si el mundo sigue girando o un meteorito se estrella, de hecho a veces hasta quiero que haya una catástrofe grande que cambie este modo de vida rutinario y aburrido que llevamos. Que sí, que ya sé que yo debería poner de mi parte y hacer que mi mundo sea mejor y más bello… pero es que no me apetece. Han vuelto los pensamientos suicidas, ya sé cómo lo haría, y qué diría en mi despedida.

Me da pereza porque no tengo un objetivo, no me voy a casar ni a tener hijos, no quiero ser vieja y enfermar, no quiero pagar un alquiler o hipoteca toda mi vida para malvivir, no quiero currar en algo con lo que tuve que conformarme, me da lo mismo si mi pareja decide dejarme o no, bueno ahora egoístamente no mucho porque me medio mantiene él, bueno qué coño, le sigo manteniendo yo en paro porque su curro no le da para más, pero en tres meses o me mantiene él o yo no sé qué será de mí.

Me da pereza vivir con mis padres, pero tampoco podría compartir piso porque me da pereza conocer gente y tener que guardar las formas 24h en mi propia casa. Me da igual no haber publicado un libro porque ahora me he dado cuenta que mi vida no le interesa a nadie, y que mis anécdotas son sólo importantes para mí.

Soy una persona anónima que permanecerá en la sombra toda la vida, y eso me da lo mismo, yo no he tenido aires de grandeza, si hasta hace poco no escribía en público porque me parecía la forma de desnudo más íntima. Ya no tengo curiosidad por nada.

Por lo que la conclusión es clara, para un psicólogo será depresión, para un terapeuta familiar será falta de afecto materno en la niñez, para un empresario falta de iniciativa, para una feminista el patriarcado que me oprime (la culpa siempre es del patriarcado), para un religioso la falta de fe, y así hasta el infinito. Pero para mí es más sencillo, si ya no tienes curiosidad por nada, ni ganas de descubrir cosas nuevas, ni metas ni objetivos por los que luchar, entonces es que ha llegado tu momento de dejar el mundo terrenal.

Hasta pienso en qué me reencarnaría si fuese posible, y he perdido el miedo que me albergaba desde hace tiempo a morir y pensar en la nada más absoluta, me da lo mismo desaparecer.

Sé que la gente está a sus problemas pero me da asco la gente, las personas que van de algo que luego es mentira, que no se preocupan de los demás, las injusticias que se cometen en el mundo me dan mucha rabia, y no puedo hacer nada para cambiarlo. Y claro que me podría liar la manta a la cabeza y dar un cambio radical a mi vida, pero me da pereza, esas cosas solo salen bien en las pelis, y bastante imaginativa soy ya y bastante que me he creído capaz de encontrar curro en un mes.. que puta ilusa joder.

Quizá sea la vía fácil, pero no hago más que ver que los polos se deshielan, que habrá un cambio muy grande si no hacemos nada, los alimentos cada vez escasean más, no sé, es como que hay un mundo apocalíptico en la vuelta de la esquina y no me apetece quedarme aquí para contemplarlo. Además no quiero ver cómo se va muriendo la gente que me rodea y quedarme con las ganas de decirles que son imbéciles. Bueno no, no soy tan radical, no todo el mundo es tan imbécil.

Bueno, me quedan un par de meses. Veremos si ha cambiado algo mi pensamiento. Por cierto aunque es imposible de conseguir, bueno, difícil, sería muy poético morir intoxicada de amanitas muscarias. Voy a buscar por si acaso… 😀

Marcos Ana, Extremoduro, canciones y poesía. Extrañas coincidencias

Estando de vacaciones, me llegó esta noticia sobre Extremoduro. No hace falta decir que ellos son mi musa inspiradora, ya que cuando los descubrí hace justo ahora 20 años, se me incrustaron tan adentro que no me los pude sacar. La primera canción que oí fue Jesucristo García, pero me hice con la cinta del disco y estuve oyendo Rock Transgresivo hasta aprenderme cada una de sus letras.

Una de sus canciones, quizá de las menos comerciales es “Te juzgarán sólo por tus errores (yo no)”, y fue de las que más impacto me causó. Quizá fuese por el tono lúgubre y oscuro de la música, o la letra de la canción en sí. Me caló tanto que mi blog se llama así por esa canción, por ese título, porque siempre me he sentido juzgada constantemente por todo lo que hago y digo.

La noticia en sí cuenta que Robe y cía se inspiraron en el poeta Marcos Ana para crear su tema, un señor que estuvo 22 años preso, de los más longevos de España; que no sabía relacionarse con chicas y que su vuelta al mundo de la calle fue casi tan dura como los comienzos en prisión. La entrevista que le hacen en el vídeo es muy emotiva, pero me impresionó mucho cuando comentaba que de estar tanto tiempo entre 4 paredes, al salir al campo se mareaba y vomitaba de tanta amplitud. Piénsalo. Vomitar y marearte por sentirte libre. Impresiona.

Así que a bastantes km de Madrid, sin apenas conexión a internet, me llega justo esta noticia, y me vuelve a remover las entrañas. Y a pensar en las extrañas coincidencias. Porque esa noticia podría haberse disipado con el resto, o porque ese día podría no haber tenido wifi. Pero no, el destino o lo que haya sido ha querido acercarme un “secreto” más de esta banda. Y no podía dejar pasar la oportunidad de escribir sobre ello. Sé que nunca Robe ni los demás leerán nada de este blog, ni sabrán el tremendo impacto que causan sus vidas ajenas en mí, ni tendrán idea de que sus canciones las hago mías, las siento mías. Pero para quien se pasa por aquí de vez en cuando, o de casualidad se tope con esto, podrá ver que todo al final está conectado. Y esas pequeñas cosas son las que me entusiasman.

Os dejo la canción de Extremo, la entrevista a Marcos Ana y la noticia completa. Que lo disfrutéis tanto como yo.

 

 

 

Decidme cómo es un árbol

Decidme cómo es un árbol,
contadme el canto de un río
cuando se cubre de pájaros,
habladme del mar,

habladme del olor ancho del campo
de las estrellas, del aire
recítame un horizonte sin cerradura
y sin llave como la choza de un pobre
decidme como es el beso de una mujer
dadme el nombre del amor
no lo recuerdo
Aún las noches se perfuman de enamorados
que tiemblan de pasión bajo la luna
o sólo queda esta fosa?
la luz de una cerradura
y la canción de mi rosa
22 años, ya olvidé
la dimensión de las cosas
su olor, su aroma
escribo a tientas el mar,
el campo, el bosque, digo bosque
y he perdido la geometría del árbol.
Hablo por hablar asuntos
que los años me olvidaron,
no puedo seguir
escucho los pasos del funcionario.

sacado de: https://fragmentsdevida.wordpress.com/2013/06/17/poemas-de-marcos-ana-el-poeta-preso-franquista-mas-longevo/

Noticia: http://vidasajenas.es/poema-marcos-ana-inspiro-extremoduro/